9/8/20

Olleria Endureta

 Copie i pegue la crònica de Carlos.

Todo lo bueno se hace de rogar, y si no pregúntenle a sus esposas, verán como no quieren carreras en sus corridas. Más de tres años habían pasado desde que hicimos esta ruta y le tenía más ganas que un tronista a un plató de Telecinco.

La recordaba como una ruta muy técnica, y así fue, aunque se nota el poso que vamos cogiendo con las rutas y trialeras realizadas desde entonces, llevamos mucho enduro en las manos y, esta vez, ya no tuve la sensación de ir jugándome el bigote en cada bajada. Lo que está de moda es la barba.

Eso sí, como soy un hombre de costumbres, seguí comprando una parcelita en los Platillaos, sigo pensando que es una zona de clara expansión urbanística y que se revalorizará en el futuro, tengo buen olfato para ello, compré sellos en el Fórum Filatélico, pagarés de Nueva Rumasa, preferentes de la CAM, acciones del Popular y un pisito en Seseña. Me han hablado de invertir en mascarillas y vacunas para el Covid pero no les veo futuro.

Y tras años y años acosando a Rafa para repetir la ruta, al final fue Santi quien ayudó a dar el empujón definitivo; conocedor de que el bocairentino es amo y señor de las sendas de la zona, quiso quedar con él para que le mostrara cosas nuevas y qué mejor que los Platillaos para ello, los máximos representantes del turrón duro de la contornada. Solo era cuestión de saber si tenía buena dentadura, el señor es mayor pero no tanto y un buen casco ayuda, la experiencia mucho más, es un biker curtido en mil trialeras, literalmente.

De Santi indicar que, aunque parezca mentira, se ha convertido en el Tinker más famoso de España, desbancando al Lute de lo más alto del podio, algo impensable hace unos años. El éxito de su canal de YouTube (Kenevo Bike Xtrem) ha sido el culpable de ello, gracias a los fantásticos vídeos que cuelga, bajando trialeras el ritmo de un “ostia, nano” en los pasos complicados. Suscríbanse que si le consigo diez me invita a almorzar.

A las 7:30 estábamos todos listos en el lugar de salida, además de Santi, Rafa y servidor, nos acompañaba Enric, un ejemplo de lo difícil que es ser profeta en tierra propia, al igual que Rafa. Vive en Benigánim, muy cerquita de Quatretonda, Plà de Corrals... zonas con unas trialeras de montaña fabulosas para practicar enduro, pero resulta que a los del pueblo les gusta el rally y le miran como a un bicho raro. Ver para creer.

Eso es como ser de Tarifa y que te vean distinto por gustarte el wind-surf, o que estés liado con Irina Shayk y que te guste hincarle el diente cada noche, o cada cinco minutos. La gente tiene unos gustos más raros… afortunadamente, la ruta permitió ponerle en contacto con Rafa, otro incomprendido en su pueblo, y siendo vecinos seguro que no es la última vez que salen juntos.

También venía el Gula, cuyo mote se le atribuye al hambre de trialera que tiene, también de almuerzo, de cerveza…. como también la tenga sexual, tendrá a la mujer bien contenta, aunque espero que esa ansia no se convierta en apresuramiento, sino la volverá a tener de morros.

No la debe tener muy contenta Andrés, que venía con su Haibike pero encaprichado con la Norco Range, le brillaban los ojitos con solo nombrarla. A su mujer no le brillarán tanto en cuanto sepa lo que le cuesta, aunque siempre se dice que las mentiras piadosas son admisibles, sobre todo si ahorran un disgusto a la afectada. Le dirá que cuesta la mitad pero por hacerle un favor a su costilla.

Por cierto, siempre tuvieron fama los Tinkers de ser bikers rudos y comepiedras, tipos con barba curtidos en trialeras imposibles y cuyas rocas apartaban a mordiscos. Hoy se me ha caído el mito, nada más empezar, cuando ya empezaron preocupados porque se les había olvidado la cremita para el sol. Es que tengo el cutis muy fino, decía uno. Si el Fary levantara la cabeza…

Iniciamos la ruta buscando el Port de l’Ollería, llegando como en ocasiones anteriores a través del Camí dels Caputxins, La Foia del Port y La Venta, en ascenso constante y suave, que aprovechamos para nuestras charlas acostumbradas, que si el cuadro aquél, los nuevos neumáticos probados. Al final acabaré catando el Michelin E-Wild, todos hablan maravillas de él.

Ya en el Port, entramos en la tierra y el ascenso de verdad, aunque este primer tramo es corto, hasta la Creu de L’Ollería, quedando un poco asombrado por la cantidad de gente caminando que había por allí. Venía un día de mucha calor y la gente madrugaba para evitarlo. Comencé a pensar que lo de la cremita no era tan mala idea.

Ya en la Creu, disfrutamos de las bonitas vistas de L’Ollería pero no desde el banco que han puesto para ello, puesto que estaba ocupado por senderistas, por lo que directamente nos calzamos las protes y me adelanté a fotear en la trialera dels Caçadors, de la que tenía un fantástico recuerdo.

Lo que no esperaba es que los primeros metros fueran tan trabados, toda la trialera lo es, pero es especialmente dificultosa al principio porque no tiene pendiente ni ritmo, llegando a apoyar algún pie para poder pasar. En cuanto coge pendiente, todo es mucho más fácil.


Disfruté mucho de ella pese a que su pendiente no es excesiva y lo trabada que es, que obliga a trabajar mucho. Es una bajada técnica y de manos, no exenta de repechillo a mitad de recorrido y una “V” inversa come-platos, único punto donde puse pie al pasar puesto que a mi plato grande ya le faltan cuatro dientes y está harto de tomar sopas con ajo.

Fue una bajada rápida y del tirón, de unos novecientos metros, que supuso la presentación de las trialeras de la ruta, todas técnicas, aunque esta quizá la más trabada por tener menos pendiente y muchas más curvas. Me encantaría volver a hacerla.

Pero claro, una vez realizado el descenso, tocaba volver a subir por pista hasta enganchar de nuevo la que habíamos soltado al inicio. Fue un ascenso a buen ritmo hasta el cruce de ambas, donde comprobamos que ahí delante teníamos la trialera de Les Gasolineres, a la que lanzamos dos besitos en busca de mejor ocasión. Otro bajadón de resoplar, con paso chungo al principio y muy complicada en su segunda parte, a la que a la fuerte pendiente y falta de grip, se une un reguero tremendo que la hacen emocionante.

La dejamos para otra ocasión puesto que a nosotros nos tocaba ir recorriendo la Serra Grosa, que separa L’Ollería de Canals, localidad que estaba al otro lado, en otro valle precioso que dominabas desde la altura. Pasamos por la Penya de l’Àguila y els Morterets, sobre una pista que estaba en muy buen estado y que se dejaba ciclar con facilidad hasta coger senda a la izquierda que te lleva en dirección a la cantera de la zona y a cuyos pies transcurre la senda de Aníbal.

Se trataba de una senda ascendente y técnica que te hacía resoplar con ganas en atmosférico si la querías hacer del tirón, para los eléctricos les resultó un “poquito” más fácil. Lo cierto es que logré llegar arriba sin echar pie a tierra hasta encontrar mojón a la derecha que marca el inicio del Platillao III. Comenzaba el turrón.

Me adelanté para buscar lugar donde echar foto y recordé un inicio menos limpio que la otra vez, si bien es lo más limpio de toda la bajada. No es hasta que subes un pequeño repecho cuando empiezan las piedras, con una pendiente buena y divertida. Sabía que había pasos mucho mejores más abajo pero paré a fotear en losa porque igual me cogían los galgos antes de llegar a la mandanga; se veía gente muy rápida en el grupo y a mí me gusta tener contenta a la parienta.


Por allí pasaron los valencianos como alma que lleva el diablo y seguí con la bajada, disfrutándola mucho aunque siempre con la sensación de que me parecía mucho más fácil que la otra vez, no tuve que resoplar tanto y mi corazón me lo agradeció. Hay tramos empinados y con piedra suelta pero permiten recuperar la bici después y algún escalón chulo, con curvas…. muy divertida trialera y con más ritmo que la primera en sus 1.5 kms de recorrido hasta el Barranc del Salido, si bien los trescientos últimos ya son por pista.

Y con la diversión en nuestras caras teníamos que volver a L’Ollería para subir otra vez a la pista de la Serra Grossa y volver a cruzarla hasta el Platillao II, así que nos lo tomamos con tranquilidad.

Fue un regreso bonito, enlazando mucha senda arbolada, y también divertida por la zona más técnica del Barranc del Salido, que no acabó bien por descabalgamiento inesperado de Santi, que le provocó un mal apoyo de la pierna izquierda y tirón en el gemelo. La edad es muy mala pero los malos apoyos son peores.

Por cierto, advertir a los científicos que ya pueden dejar de buscar el origen del pequeño temblor que se notó en la zona sobre esas horas, se habla de un epicentro en Antella pero deben revisar mejor sus cálculos, fue en el Barranc del Salido de L’Ollería donde se inició, así fue la fuerza con la que se apoyó Santi en su pierna izquierda, las eléctricas pesan mucho, un casco con cámara también y el mochilón endurero de un biker con compresor, ni les cuento.

Para ayudar en su recuperación, apareció Andrés muy rápido con cremita anti-inflamatoria, a la que se presentó como voluntario para su aplicación mientras yo buscaba un palo de un metro para que se apañase con él, y es que los Tinkers se cuidan mucho entre ellos, quizá demasiado. Vi excesiva delicadeza en su aplicación y masaje, así como deseo en el apoyo de Santi en la cabeza de Andrés.

Si Ang Lee se llevó el Óscar por “Brokeback Mountain” en 2005 y está pensando en una segunda parte, le sugiero la historia de dos Tinkers en la sierra valenciana, “Brokeback Mountain Biker”. Un Óscar ya tiene asegurado, aunque hoy se quedara en su casa por la calor. Otro mariquita.

Pues bien, tras la escena de alto voltaje vivida, reanudamos la marcha con la esperanza de que Santi se pudiera recuperar y seguir con la ruta, nos quedaban dos trialeras más, aunque pronto fue evidente que iba a ser difícil, el subidón de testosterona de la escena de la cremita se iba disipando y las molestias quedaban.

Aun así, tuvo el arrojo de completar el segundo bucle y aguantar hasta el Platillao II, donde nuevamente me volví a adelantar en busca de la foto. En esta trialera no hay tramo liso, empiezan las piedras desde el principio aunque lo más bonito está en su parte central, que se inicia con varios escalones donde paré a fotear en zona muy pedrolenca, estrechit
a y con bonita caída a la izquierda.

La verdad es que disfruté mucho de la bajada y, al igual que con el III, recordaba algunos pasos de la otra vez e incluso dónde me paré a fotear y dónde estuvieron apostados los demás. Me trajo grandísimos recuerdos.

Y entre ellos estaba el último paso, lo más técnico que tiene la bajada, donde aquella vez Chemari hizo un “clonk” con la horquilla en el escalón de entrada que no terminó en guantazo de milagro y el único punto, en curva abierta a la izquierda esquivando una roca, donde tuve que echar pie al suelo.

Esta vez venía decidido, pasé perfecto el escalón de entrada y, en lugar de escoger la trazada exterior de la curva, que me dejó sin salida hace tres años, decidí coger el interior, demasiado interior, porque se hace un escalón muy alto y con salida perpendicular a la izquierda, que resultó en una clavada de rueda delantera y compra de parcelita sin velocidad.

Es lo que tienen los pasos técnicos, riesgo de caída pero con menos consecuencias por la falta de velocidad. Rafa fue testigo de ello pero no dije nada a los demás no fuera que vinieran con la cremita, se les veía con excesivas ganas de sacarla.

En fin, la próxima vez no debo cerrar tanto la trazada para no forzar tanto el manillar en el escalón y dar más espacio a que la rueda delantera ruede, está claro que en el medio está la virtud salvo que estés en una orgía, donde es mejor ser furgón de cola.

Fue una gran trialera, peleona pero con pendiente suficiente para mantenerte con buen ritmo, que disfruté mucho en sus 1.3 kms, si bien los últimos doscientos son de pista hasta salir de nuevo al Barranc del Salido junto a la Casa del Platillao, que es la que da nombre a las tres trialeras de la zona, si bien la original ha quedado destruida por el mal uso de las motos y la posterior erosión del agua.

Ante la hora que ya era, con la amenaza de no encontrar bar donde almorzar en l’Ollería a partir de las once, lo cual hizo sudar al Gula mucho más que el calor o las subidas y bajadas realizadas, unido a las molestias de Santi, decidimos dejar la bajada del Barranc de l’Alegre II para otro día, encaminándonos a L’Ollería por la Casa del Salido, tras la cual encontramos rampa que le supuso al sherpa varias críticas negativas en Tripadvisor, las mismas que tendré yo en cuanto los Tinkers lean mi crónica.

Último tramo de senda bonita y boscosa hasta subida al asfalto en l’Assagador de Bellús por la Font de la Ponta, por el que hicimos el retorno al pueblo por la senda del Caputxins.

Eran las 11:25 cuando llegamos al punto de inicio de la ruta y, efectivamente, los peores temores del Gula se hicieron realidad, en el primer bar que preguntamos no nos querían dar de almorzar, era demasiado tarde. El hombre pasó más miedo que en la visita de un inspector de Hacienda. Parece que en este pueblo los bares encienden los fogones con billetes de quinientos euros. Deben ir muy sobrados de pasta.

Afortunadamente, Enric puso en marcha su radar busca-bares-con-almuerzo que, en combinación con Rafa y la ayuda de unos viejecitos locales, dio como resultado un bar donde almorzamos bien y muy divertidos, con el Gula tan contento que sus pezones se pusieron como escarpias mientras nos explicaba sus amoríos con el guarda forestal de Llombai. Ahí veo cremita.

Fue un almuerzo en el que Enric aprovechó para explicarnos las diferencias entre un guarda forestal y el Seprona con la misma claridad con que Coco nos enseñaba las diferencias entre un pringao y un “señor, sí señor”, mientras Santi se aplicaba hielo en el gemelo disgustado porque Andrés no se ofreciera a ello, y es que el Tinker no hacía más que pensar en su nuevo amor, la Norco.

Rafa y yo lo pasamos genial con tan buena gente, espero que quieran repetir y que Rafa me avise, puesto que alguien ha de realizar testimonio escrito de tan magnífica mañana.

Bajo un sol abrasador salimos a la calle y nos despedimos, deseando una pronta recuperación a Santi y una feliz adquisición a Andrés. Al Gula y Enric, espero verlos pronto, imagino que Rafa no tardará mucho en ver al segundo puesto que viven cerca.

Por mi parte, sabe Rafa que en cuatro días estamos juntos de nuevo, es mi Scotch-Brite, yo no puedo estar sin él. Hemos quedado pendientes de hacer las trialeras de turrón blando de la zona, pronto volveré a ello y seguro que encontramos más gente para el acontecimiento.

1/8/20

Vilallonga Bib

Hui ruta nocturna-matinal.... volia fer una ruta llarga i deien que hui faria molta calor, així que he matinat.

A les 5'30 tenia posat el despertador, acostumat a matinar tota la setmana a les 5'20 ja estava despert... pues au. A les 6 em pose en marxa, fa bona frescor.

Baixe pel poble cap al carril bici i cap a Montaverner, de sobte m'adone.... el gps no fa cap soroll... em pose a toquetejar i pareix que està apagat.... al cap de poc m'adone que si està en marxa però que ni s'il·lumina ni fa cap soroll.... pareix que te desconnectat el so i la intensitat de la il·luminació.... al parar per a fer la foto anterior amb la càmera de fotos a tocat el GPS i ho ha desconnectat tot. Una vegada solucionat m'adone que a l'estar fussant he esborrat els 6 primers km de la ruta.
Continue pel carril bici cap a Ràfol de Salem, cauen unes gotetes. Ja tinc més claror i puc apagar les llums fins que estic prop del poble. Les torne a encendre per afer el tros de carretera i quan arribe a la pista del Benicadell les torne a apagar. Continue pujant fins a arribar al sostre de la ruta a les 8 del matí. Creia que arribaria més prompte. Baixe cap a Beniarrés i agarre la via verda, primer túnel.

Continue per la via fins a arribar a l'Estació de l'Orxa.

Ara ve el tram més bonic.

Llàstima, encara és prompte per a banyar-se i comença la pujada.

Últim túnel.... on està la bici???

Creia que venia el tren.... però no, era un cotxe. 😅😅😅

Passe la pedrera i baixe per la Font de la Reprimala cap al poble. Arribe al bar a les 9'20, bona hora. No hi ha molta gent i ens asenten a taules separades. L'entrepà de la casa: llom, tomaca, formatge i orégan.

Amb cacaus, olives, beguda, tallat i gel per al càmel 6'50. A les 10 em pose en marxa, tornen a caure unes gotes, el dia està de luxe. Torne a agarrar la via verda direcció Potries. Una vegada passe el poble és on em desvie i faig un tros nou per a retallar un poc. Vaig per un carril bici pel costat de la carretera.

Passe per un lloc on hi ha un grup de ciclistes parats, hi ha un a terra amb els genolls en sang. Li dic que porte botiquí i puc curar-li, Fa molt mala cara i amb un gest diu que no, ni ha parlat..... pues au.... almenys un company seu m'ha donat les gràcies. Continue cap al Monestir de Sant Jeroni que ja vaig estar per ací l'altre dia.

Al lloc on es va despenyar el tractor encara hi han restes.

Continue pel Camí del Molí i pel Rodat cap a Ròtova, allí agarre el Camí de Borró i el de la Solana per arribar a Almiserà i després Llocnou de Sant Jeroni. Pareix que hi ha algun tipus de raid.... esta la 5ª avioneta.

Ara ja comença a fer calor i costa un poc pujar la costera de la Planissia. Passe el Riu Serpis i continue pel Camí Reial de Gandia. Una vegada a la Pobla del Duc pare a fer un avituallament.

Una vegada en marxa de nou ja tenia al cap la pròxima parada.... al Riu Missena... Bib.

He parat a les 12'37 i m'he posat de nou en marxa a les 12'50. Continue pel Camí Reial de Gandia cap a Montaverner. Ja vaig cansat i fa molta calor, encara em queda aigua però tot i que no està calenta tampoc està fresca. Arribe al poble a les 13'30 amb 91 km al cul i 39ºC.