13/7/20

Antella

Refrescant ruta la del dissabte.

Copie i pegue la crónica de Carlos.......
“Senyor pirotéctic, pot començar la BiB !!!” Fue el grito que debió escuchar Rafa la semana pasada y que anuncia el inicio de la temporada de “Bici i Bany”, que tanto ayuda a sobrellevar las altas temperaturas de julio y agosto. Y es que en verano, esa zona de Valencia coge más temperatura que el pubis de una adolescente.

Y como hacía cuatro tristes meses que no nos veíamos, decidí acompañarle en la ruta de estreno, con los mismos nervios con que las madres acuden al pistoletazo de salida de las rebajas de “El Corte Inglés”.

No conocía la ruta, sabía que era rodadora y con poca tralla, no solo de enduro vive el biker, por lo que me planté frente a l’assut d’Antella a la hora convenida para saludar a mi amigo bocairentino y rememorar el lugar de salida de la fatídica ruta que me costó dos años sin bici. Tocaba desquitarse.

Comenzamos la ruta junto a la Séquia Reial del Xúquer y ya me di cuenta de la distinta vara de medir entre ilicitanos y valencianos, allí las acequias tienen diez metros de ancho, el rio Vinalopó de Elche se puede cruzar de un salto. Porca miseria.

Pasamos por el poble antic de Gavarda y, una vez pasada la autovía, giramos a la derecha y paramos a contemplar el Pont del Rei, que quedó a medio hacer. Es un puente antiguo de grandes bloques de piedra que no llegó a terminarse, imagino que los casos de corrupción no los hemos inventado nosotros, tampoco las crisis inmobiliarias.

Tras la foto de rigor, volvemos por el Camí de Quesada y acabamos cruzando el Pont de Ferro que pasa sobre el riu Xúquer, al cual acompañamos durante un tramo por su margen derecha hasta dejarlo para visitar la Ermita de Beneixida, todavía situada en el Poble Vell, que quedó fuertemente inundado con la pantanada de Tous y, por tanto, reconstruido en zona más alta. Tan alta como los ocho metros del reloj de la ermita, lugar hasta donde llegó el agua en los años 80. Ver para creer.

Cruzamos Alcàntera de Xúquer y Càrcer, para realizar pequeño paso sobre la séquia d’Escalona con el fin de seguir por preciosa pista por la margen derecha de la de Carcaixent hasta que llegamos al primer punto de baño, el Clot del Negre en el riu Xúquer. Son las 9:30, está nublado y no hace calor.

Menos mal que el agua se veía muy clara y apetecía probarla, resultando que estaba fresca pero no tanto como parecía, por lo que nos divertimos un rato dándonos el chapuzón y remojándonos, aprovechando para investigar un poquito mejor el lugar y ver los columpios que utilizan los jóvenes para darse más impulso y llegar más lejos dentro del agua. Yo les haré las fotos, que lo intente otro.


Retomamos la ruta junto a la séquia de Carcaixent, que dejamos por el Camí del Jac i el Bosc hasta realizar un pequeño desvío para visitar l’assut de Carcaixent, que estaba precioso con tanta agua corriendo por él. De nuevo sacamos las cámaras y realizamos bonitas instantáneas.

Nuestro próximo destino era Sumacàrcer, al que llegamos por el Camí del Viro, con el claro objetivo de almorzar su plato estrella, el sepionet que, visto el enclave del pueblo, debe ser de una especie autóctona que vive en Xúquer. No se entiende que un plato de mar esté tan bueno en un pueblo de montaña salvo que existan las sepias de rio.

Disfrutamos de un buen almuerzo, perturbado únicamente por un perrito al que gustó la mochila de Rafa y decidió marcarla. Menos mal que sería mayor y debía sufrir de próstata, puesto que no le vimos mojar sino levantar la patita. O igual era un cachondo y nos estaba vacilando, el muy perro.

Gran alegría nos dio Edu Chafer al venir a saludarnos, había venido con la fat, acompañando a su grupo “Els Socarrats” de Xàtiva. El nombre viene del churrascamiento al que les somete Edu semana tras semana con su fat-bike, esta fuerte como un demonio. Si no que le pregunten al carretero del Port de Sa Creuta cuya bici todavía se vende en Wallapop.

Retomamos la ruta por el Camí de Santo Domingo, que dejamos a la derecha para buscar l’assut de l’Escalona, que contemplamos durante un rato disfrutando del bonito paisaje, la ruta estaba siendo suave pero muy bonita, siempre rodeados de agua entre campos de naranjos y Caquis.

Fue una lástima encontrar cerrada la zona de baño prevista, por lo que volvimos a Sumacàrcer con algo de calor pero siempre junto al riu Xúquer, iniciando la vuelta a Antella por la carretera del Pantà de Tous hasta llegar a los coches.

Se suponía que el último baño del día se realizaría en l’assut d’Antella, pero también estaba cerrado al público para evitar las aglomeraciones de gente que ruega el Covid-19 para su expansión, por lo que intentamos buscar un lugar más adelante donde poder bañarnos tranquilos los dos.

Debemos decir que la policía local d’Antella se tomó su trabajo con gran dedicación y entusiasmo, cualquier oportunidad era rápidamente cortada de raíz por unas vallas que impedían el acceso, por lo que nos fuimos alejando cada vez más del pueblo, siempre en la margen izquierda del Xúquer, hasta que nos cansamos y nos dimos la vuelta, al menos la cerveza fresquita no nos la quitaba nadie.

Disfrutamos del final de ruta sin baño pero con bebida fría en las manos, que algo compensó el disgusto, dando por terminado el inicio de la temporada de “BiB” de Rafa, cuyas fotos nos irá restregando por las narices durante estos dos meses aunque espero salir en alguna de ellas.

Fue una ruta diferente a lo que solemos realizar, unos 35 kms con menos de doscientos metros de desnivel acumulado. Ruta muy plana pero bonita, con cantidad de agua y verdes bancales coronados con un almuerzo de categoría especial.

Senyor Pirotécnic, ja ha començat la BiB !!!

Cap comentari:

Publica un comentari